fbpx


lactancia materna

La maternidad representa un mundo completamente distinto al que cualquier mujer conozca. Es una transformación total para darle paso al bebé, quien se convierte en el centro de todo y su bienestar es la prioridad.

La lactancia materna crea una conexión aún más profunda entre madre e hijo. Ella será la encargada de proveer los nutrientes necesarios para el adecuado desarrollo del pequeño, por lo que es necesario que se mantenga en una dieta saludable, pero sin caer en extremos.

Forma de alimentarse durante la lactancia materna

Existen mitos alrededor de esta práctica, que si es necesario aumentar en gran forma el consumo de calorías y comer en mayor cantidad. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, si es fundamental tener una buena alimentación, pero debe ser similar a la que se tuvo en el embarazo, es decir, equilibrada.

Entre las principales recomendaciones a seguir, destacan:

Hacer varias comidas

Es normal que después de ser madres, muchas sientan más hambre, en especial si amamantan. Para estos casos lo recomendable es hacer varias comidas a lo largo del día, entre cinco y seis. Quiere decir que aparte de las tres principales es necesario incluir algunas complementarias conocidas como meriendas, pueden variar entre frutas, porciones de vegetales o frutos secos, nada de bollería.

Bajo ninguna circunstancia se debe pasar por alto una comida principal, siempre es necesario desayunar, comer y cenar de forma completa, de ser posible incluyendo el postre para calmar esa ansiedad por dulce. Las alternativas son amplias, desde una porción de chocolate con un 85?cacao, una pera o un plátano.

Baja la sal y el azúcar

Durante esta etapa es conveniente reducir el consumo de sal y azúcar. La primera tiende a aumentar los niveles de sodio en el organismo, esto no quiere decir que se deba eliminar por completo, solo de forma moderada, siempre evitando encurtidos, ahumados, embutidos, entre otros.

Lo mismo ocurre con el azúcar, su alta concentración no es adecuada para un organismo en formación como el del bebé. Lo mejor es dejar de lado las gaseosas y los productos con gran cantidad de este componente.

Mucha más agua

Las mujeres lactantes tienden a sentir más sed, es normal debido a la producción de leche. Lo ideal es tomar alrededor de ocho vasos al día, ya que también mejora el tránsito intestinal y combate el estreñimiento, elimina la retención de líquidos y favorece la apariencia de la piel ya que siempre estará hidratada.

Para las amantes del café, en esta época no se recomienda un alto consumo ya que podría afectar el sueño de bebé.

Evitar alimentos flatulentos

Los gases son uno de los síntomas más constantes a lo largo del embarazo y muchas veces permanecen aún después del nacimiento. Por ello los especialistas aconsejan evitar aquellos alimentos que resulten flatulentos como granos de cereales y legumbres.

Seguir consumiéndolos podría afectar al recién nacido y los gases tienden a causar fuertes malestares en el pequeño.

Grasas saludables

Para nadie es un secreto que los primeros meses de la maternidad tienden a resultar un poco agotadores, por ello la alimentación debe ser la principal fuente de energía. Las grasas saludables o mono insaturadas son una buena opción. Incluir mayor cantidad de frutos secos, pescados, aguacate y cereales resulta muy conveniente.

En caso de que se requiera un aporte extra, es mejor buscar una opinión profesional, puede que sean necesarios algunos suplementos nutricionales, pero siempre bajo estricta vigilancia médica.

Cualquier régimen debe ser equilibrado, no abusar de ningún alimento ni mucho menos cohibirse de algo por un período prolongado, ningún exceso es bueno ni saludable.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment