fbpx


test prenatal no invasivo

Durante todo el proceso la embarazada se va a ir sometiendo a diferentes pruebas, muchas de ellas simplemente serán de control, pero algunas de ellas pueden ser especialmente relevantes. Una de las más importantes se realiza durante las semanas 8 y 12 del embarazo, y se trata del llamado cribado combinado bioquímico-ecográfico del primer trimestre.

Este cribado permite evaluar el riesgo de que el feto parezca algún tipo de anomalía cromosómica. El riesgo surge de la desviación encontrada en los marcadores ecográficos y bioquímicos.

Hay que advertir que estas escalas de riesgos surgen de diferentes variables, entre ellas una importante es la edad, por la que si mientras más edad tengas, los riesgos serán más altos, pero tampoco determinantes. Si en el cribado te ha salido un riesgo alto o medio, lo mejor es que el médico y especialista te expliquen de forma detallada de que se trata,  y en lenguaje llano, te expliquen las alternativas y las diferentes pruebas para descartar o confirmar estos riesgos.

Estos riesgos, se establecen en diferentes escalas, que nos muestran de una forma más clara los riesgos que se están corriendo. Suele ser un motivo de alarma para las embarazadas, como es lógico, pero se pueden realizar pruebas para descartar estos riesgos con altos niveles de fiabilidad.

Hasta hace relativamente poco, se debía tener un alto riesgo de estos factores para que se realizaran pruebas especiales. En este caso, la prueba habitual era la amniocentesis, peor esta prueba, aunque es del todo certera, tenia unos riesgos elevados para el feto, por lo que normalmente no se realizaba a no ser que estos indicadores fueran altos.

Pero como todo, la ciencia va en continuo progreso, y el llamado ADN fetal es una de las pruebas especiales que son totalmente seguras para la madre y el futuro bebé, y permiten una detección de casi el 90% de fiabilidad de encontrar anomalías en la trisomía 21 o síndome de Down, y de la trisomía 18 o síndrome de Edwrads.

¿En que consiste la prueba del ADN fetal?

Pues básicamente es un análisis de sangre materna. Así que no es para nada invasivo, y de hecho es muy simple. No tiene ningún riesgo ni para la madre ni para el feto, y no es nada doloroso. A cambio, la tranquilidad de descartar riesgos y anomalías.

Se debe realizar a partir de la semana 10 del embarazo, para que haya suficiente ADN fetal en la sangre de la madre.

Ir más allá con el ADN fetal

El ADN fetal también puede ser incluso más completo, muchas clínicas ofrecen esta prueba añadiendo la detección del sexo, así como también muchos más elementos y anomalías menos habituales que se pueden verificar por ADN.

La ciencia avanza, y lo que antes podía ser una prueba dolorosa y peligrosa, ahora es una simple extracción de sangre. Los resultados varían de un caso a otro, pero estamos hablando de 7-15 días de procesado de la prueba, por lo que es una prueba muy rápida.

ADN fetal más tarde

Como hemos indicado, es importante que todo este proceso lo gestiones con tu médico habitual, para que de esa manera un profesional esté cubriendo todos los posibles flecos, pero si llegas tarde a la prueba y ya han pasado más semanas, también se puede realizar, aunque su fiabilidad desciende.



Author

Padre primerizo, soporte logístico y coordinador de la "llegada".

Write A Comment