fbpx


El embarazo es un proceso natural, pero a la vez maravilloso, ya que una nueva vida se está gestando dentro de la mujer. Esto no es poca cosa, por eso el cuerpo de la futura madre sufre cambios que permiten que el bebé que se está formando en su vientre se desarrolle de la mejor manera, sano y fuerte.

Estos cambios muchas veces preocupan a la mayoría, ya que la gestación del niño y las hormonas del embarazo, pueden causar acumulación de algunos kilos de más, hinchazón, varices y otros problemas derivados de esta condición.

Descubre cuáles son las claves del éxito

La gestación y el parto suelen ser procesos agotadores que dejan sus huellas en el cuerpo de todas las mujeres. A pesar de eso, no es imposible volver a tener el cuerpo que tenías antes de quedar embarazada. Bajar de peso, recuperar tu figura y tonificar tu cuerpo sin duda requiere esfuerzo, pero de seguro cuando veas los resultados de todo ese trabajo, sabrás que bien valió la pena.

El tiempo para comenzar un sistema de ejercicios después del parto, lo determina cada mujer, la condición física previa y sus propias necesidades le dirán cuándo empezar. Los especialistas recomiendan que durante las primeras seis semanas después del alumbramiento no se deben hacer ningún tipo de dietas, más que una alimentación sana y equilibrada, ni hacer grandes esfuerzos. Pero recuerda, si es el caso de un embarazo que no presentó ningún problema cuanto antes comiences, mejor.

Perseverancia

Ten en cuenta que durante nueve meses tu cuerpo fue expuesto a grandes cambios. Durante todo ese tiempo las hormonas hicieron que subieras de peso y deshacerse de todos esos kilos de más, es cuestión de esfuerzo y constancia. Necesitas permanecer enfocada, recuerda la importancia para la salud el mantener bajo control tu peso.

La mujer tiende a desesperarse cuando se mira en el espejo, esa no es una buena actitud. Después del parto, el cuerpo paulatinamente de deshinchará y te sentirás mejor.

Con paciencia, un programa adecuado de ejercicios y una dieta sana, de seguro podrás tener los resultados que deseas en muy corto tiempo, la perseverancia es la palabra clave en este caso.

Dieta equilibrada  

La ingesta calórica de una mujer que está en periodo de lactancia es casi igual a la de un atleta de alto rendimiento, es decir, debe consumir entre 1.800 y 2.500 calorías diarias para garantizar la buena nutrición del bebé y su salud, aparte la atención de un niño demandará de ella una buena dosis de energía, por lo que comenzar una dieta está descartado.

¿Qué hacer para ir avanzando? Se deben consumir alimentos sanos, las carnes y el pescado preferiblemente preparados a la plancha con poca grasa, los vegetales y las frutas no deben faltar en la mesa, y el ingerir mucha agua es fundamental. Recuerda que durante la lactancia, toda bebida alcohólica debe ser suprimida.

Existen en el mercado cremas reafirmantes para el cuerpo que son muy beneficiosas para ir regenerando la piel y aparte ayudan a borrar una que otra molesta estría que se encuentre por ahí.

Ejercicios

El momento para comenzar un régimen de ejercicios lo debes consultar con tu médico, el te indicará cuándo es mejor iniciar. Comenzar con un poco de cardio es lo mejor, puedes empezar con caminatas enérgicas y ve aumentando paulatinamente el tiempo y la distancia, hasta que puedas hacer pequeñas carreras, esto te hará sentir muy bien.

El abdomen y los glúteos requieren generalmente mayor atención, en todo caso, cada mujer es diferente por lo que no se puede generalizar. Los abdominales deben estar presentes en cada sesión de ejercicios. Las flexiones y sentadillas fortalecerán los glúteos y las piernas, los cambios no se dan de la noche a la mañana, pero la constancia y no perder la motivación logran maravillas.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment