amniocentesis

La amniocentesis es una prueba prenatal invasiva que se realiza en el segundo trimestre de embarazo. Si tienes dudas y preguntas sobre ella, ¡no te preocupes! A continuación vamos a intentar despejarlas una a una.

¿Qué es la amniocentesis?

La amniocentesis es una de las pruebas diagnósticas que se realizan durante el embarazo que nos permite detectar si el bebé tiene algún tipo de defecto o anomalía de nacimiento.

Esta prueba consiste en coger una pequeña cantidad de líquido amniótico a través de una punción que se realiza en la pared uterina y abdominal. Esta muestra de líquido amniótico contiene células del bebé que pueden analizarse posteriormente para hacer el diagnóstico.

¿Cuándo está indicada?

La amniocentesis es una prueba que se recomienda cuando existe un riesgo alto de que el bebé tenga algún problema cromosómico o anomalías congénitas. En la mayoría de ocasiones la amniocentesis se realiza cuando existe un riesgo alto de que el bebé tenga síndrome de Down, síndrome de Turner o la trisomía 18.

Algunos de los casos más comunes en los que se recomienda la amniocentesis son:

  • Cuando en el cribado bioquímico realizado en el primer trimestre muestra un riesgo igual o superior a 1/270.
  • Cuando en un embarazo previo ha habido una anomalía cromosómica.
  • Cuando en una ecografía se ha detectado una anomalía de carácter morfológico.
  • Cuando se ha realizado la biopsia de corion pero su resultado no ha ofrecido resultados concluyentes.
  • Cuando los padres son portadores de alguna enfermedad hereditaria por antecedentes familiares.
  • Cuando la embarazada tiene una edad avanzada.

Además de descartar problemas genéticos o cromosómicos, esta prueba también te permitirá saber el sexo del bebé.

Será el médico quién te aconsejará realizar esta prueba en el caso de que lo considere necesario.

¿En qué semanas de embarazo se realiza?

La prueba de la amniocentesis es recomendable realizada de la semana 15 a la 18, aunque en el caso de que hubiera una razón de peso es posible realizarla más tarde.

Hace unos años se recomendaba la amniocentesis de la semana 11 a la 13, sin embargo el riesgo de aborto, de pérdida de líquido amniótico y otras complicaciones era mucho más elevado.

¿Cuánto tardan en hacerte la prueba?

La prueba de la amniocentesis suele tardar aproximadamente unos 10 minutos, aunque la punción dura menos de un minuto.

¿En qué consiste?

A través de un ultrasonido se observa dónde se encuentra el bebé y la placenta. El abdomen de la mamá se limpia con antiséptico y, con un aguja alargada y fina, se punza la pared abdominal y la pared del útero hasta el líquido amniótico que rodea al feto. Se sigue la trayectoría de la aguja a través del ultrasonido hasta que se ha recogido una pequeña muestra y la aguja se retira.

¿La amniocentesis es dolorosa?

La amniocentesis produce una molestia parecida a la que produce una punción de extracción de sangre en un brazo. En algunas ocasiones, este dolor puede ir acompañado a un dolor similar al premenstrual como calambres abdominales, aunque este suele desaparecer al poco rato.

También hay mujeres que presentan hematomas, pérdidas de líquido amniótico o pérdidas de sangre. En la mayoría de casos esto se resuelve en pocas horas, de no ser así debes informar a tu médico para que evalúe tu caso si es necesario.

¿Qué precauciones debes seguir tras la amniocentesis?

Después de esta prueba es necesario 2-3 días de reposo. No vayas al médico en coche sin un acompañante, ya que a la vuelta deberá ser otro quién conduzca mientras tu descansas. Si en estos días tienes que moverte o ir algún sitio, hazlo con tranquilidad, sin prisas, poco a poco y, sobre todo, sin forzarte.

¿Qué riesgos tiene?

La amniocentesis tiene un pequeño riesgo de aborto espontáneo del 1%, de ahí a que sea una prueba que solo se recomienda realizar en casos específicos.

¿Cuánto se tarda en saber los resultados?

Los resultados de una amniocentesis no son inmediatos. Tardarás aproximadamente 21 días en tenerlos en tus manos. Sin embargo, en la actualidad existe la posibilidad de conocer un avance de los resultados a las 24 horas con un 95% de fiabilidad para las anomalías más comunes a través del análisis del ADN del feto. Eso sí, abonando unos cuantos euros por ello.

¿Qué ocurre en el caso de un embarazo gemelar?

No hay problema en realizar una amniocentesis en el caso de un embarazo gemelar. De ser así, te han una punción en cada una de las bolsas. En el caso de que alguno de los bebés presente alguna anomalía, podría interrumpirse su gestación sin que eso afectara al desarrollo del otro bebé.

¿Existe alguna prueba no invasiva para la detección de anomalías cromosómicas?

Es normal que esta prueba te genere dudas, y es que, aunque el riesgo de aborto sea bajo, la posibilidad de que se produzca puede generar pánico. Por suerte, hoy en día existen los test prenatal no invasivos que, a través de un análisis de la sangre materna a partir de las 8 semanas de embarazo, puede detectar anomalías del feto sin necesidad de hacer ninguna intervención. Su fiabilidad es del 99%.

En muchas clínicas privadas te ofrecerán la posibilidad de hacer este test prenatal para que te quedes tranquila. En la seguridad social, en algunas comunidades autónomas lo están implantando gratuitamente para los casos de embarazo de alto riesgo. En caso contrario, hay laboratorios privados a los que puedes recurrir para hacerte el test y quedarte tranquila.

¿Riesgo alto o intermedio de Sindrome de Down? Quédate tranquila con este test

Author

Madre primeriza, portadora del vástago y barriga en desarrollo

Write A Comment