Alimentar al bebé con leche materna es, sin duda, la mejor opción, pero hay madres que entran en la disyuntiva de hacerlo con biberón, bien sea por salud o comodidad. Lo cierto es que sea amamantando o con leche de fórmula, lo importante siempre será hacerlo con diligencia y dando el amor y seguridad que el recién nacido demanda.

Los padres del bebé deben tener presentes las ventajas y desventajas de cada método, lo que le puede ayudar a decidir lo que es mejor, no solo para el lactante, sino para la madre.

Lactancia materna

Amamantar es una de las experiencias más maravillosas para la mayoría de las madres, ya que fortalece el vínculo afectivo con los hijos, sin contar con que proporciona los nutrientes necesarios para el desarrollo y defensa inmunológica del pequeño.

Pros

Según lo recomendado mundialmente por organizaciones certificadas, un recién nacido debería ser amamantado de manera exclusiva, por lo menos, hasta los seis meses de vida, ya que este tipo de alimentación los protege de las infecciones respiratorias y de oído, así como de diarreas, virus y la temida meningitis.

A estas ventajas de alimentarlo con leche de mamá, se suma la facilidad que proporciona de digerir los alimentos, de allí que los niños con este tipo de alimentación tengan menos ocasiones de diarrea o estreñimiento.

La leche materna es gratuita y requiere de una dieta equilibrada por parte de la madre, ya que no solo necesita nutrientes para ella, sino para su hijo. Un bebé que tenga de forma exclusiva a su mamá, siempre tendrá el mejor envase y a toda hora para alimentarse, no habrá que preocuparse por comprar tetinas adecuadas, ni por lavar y esterilizar biberones.

La lista de beneficios de la lactancia materna es muy extensa, no solo para el bebé, sino para la madre que logra ganar seguridad, al entender que su hijo depende exclusivamente de ella.

Dar pecho le permite a cada mujer quemar calorías, regular la tensión arterial, ayuda a que el útero vuelva más rápido a su posición y se estudia la posibilidad de relacionarla con la reducción del riesgo de cáncer de ovario o de cuello uterino.

Contras

Algunas madres, en especial las primerizas, pueden llegar a experimentar una serie de cambios y molestias que le harían desistir de la lactancia materna y optar por el biberón. Entre las posibles desventajas que puede encontrarse una mujer que amamanta están:

  • Molestias e incomodidad. Hay quienes al principio no logran adaptarse a la nueva faceta y no encuentran la forma ideal para amamantar.
  • Algunos bebés rompen el pezón de la madre para succionar mejor, lo que genera dolor en la mujer y en ciertas ocasiones, puede terminar en rechazo.
  • Hay madres que se ven en la necesidad de seguir rutinas de trabajo o por razones de salud, no pueden estar cerca de los bebés, lo que se convierte en una desventaja a la hora de querer amamantar al recién nacido que no tiene horarios fijos, sino que come a demanda.

Leche de fórmula

Las leches infantiles o maternizadas son una alternativa para las madres que por una u otra razón no pueden amamantar a su bebé. Están elaboradas con componentes que proporcionan nutrientes esenciales para el crecimiento del niño, pero nunca mejor que la materna.

Pros

  • Cualquiera de los padres o familiares puede alimentarlo, lo que dará oportunidad a la madre de descansar o realizar otras actividades.
  • Es una excelente opción para las mujeres que presentan alguna patología que les impide amamantar.
  • Las fórmulas infantiles son menos fáciles de digerir, por lo que da más posibilidad de programar la comida del lactante.
  • Las madres que utilizan este tipo de alimentación no tienen que preocuparse por su dieta diaria, ya que el bebé depende de una fuente de nutrientes extra.

Contras

  • Ningún tipo de leche comercial iguala la cantidad de nutrientes que tiene la materna. Generalmente las leches maternizadas no proporcionan todos los anticuerpos necesarios para el desarrollo del niño.
  • Hay que cuidar que sea suministrada en un biberón ideal, que cumpla con las medidas de higiene y conserve la leche fresca por más tiempo.
  • Prepararla requiere de mayor cuidado.
  • A veces los precios no son asequibles para todos los padres.
  • Puede llegar a generar gases y estreñimiento, los que los hace ser más inquietos e irritables.

¿Pecho o biberón? Es una pregunta que tienen la mayoría de las mujeres que se convierten en madres y, aunque amamantar al bebé es lo más recomendado, la decisión debe tomarse de manera personal, sin estar condicionada a reglas sociales o prejuicios.

Lo importante siempre será atenderlo de manera diligente y proporcionando la seguridad y el amor que cada recién nacido necesita para avanzar en su crecimiento.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment