La finalización de la gestación de un niño ocurre entre las semanas 37 y 42. En ese lapso el proceso comienza de forma espontánea y finaliza con el alumbramiento sin complicaciones de un bebé sano y la madre no requiere de ninguna intervención. A este proceso es lo comúnmente se denomina como parto natural.

No es más que un proceso fisiológico normal

Muchas mujeres, llevadas por falsas informaciones que en realidad no son más que mitos y errados conceptos, buscan una alternativa para evitar pasar por el parto, y ya sea por temor o inseguridad, optan por una cesárea.

Esto es un error ya que el traer un niño al mundo es un proceso fisiológico natural, que toda mujer sana y con un control adecuado puede llevar a cabo sin ningún contratiempo.

Características del parto natural  

Para poder ser llamado así, debe cumplir ciertas características deben ser cumplidas:

  • La mujer debe ser consciente del proceso que se está llevando a cabo y, por lo tanto, se le debe permitir que dirija el trabajo de parto  para que este le sea los más cómodo posible. Por supuesto, siempre acompañada de personas capacitadas para ayudarla.
  • El trabajo de dar a luz se debe realizar sin el suministro de medicamentos y analgésicos entre ellos las epidurales, esto con el propósito de que el bebé o la madre no se vean afectados por ningún producto que le pueda ocasionar alguna perturbación física, como náuseas o bajas de la presión arterial.
  • La intervención médica se reduce al mínimo indispensable, incluso de ser posible no se utiliza, el monitoreo fetal o el corte del perineo para facilitar el alumbramiento es descartado, y solo si se observa alguna alteración seria, que ponga en peligro la salud de la madre o el niño se acude a ellos.

Dos visiones de un mismo asunto

Debido a la estructura morfológica de la mujer, el parto de la especie humana es más doloroso que la de otros mamíferos, esto es así, y el nivel de dolor dependerá de ciertos factores, como la capacidad de soportar el dolor (umbral del dolor) de cada una, el nivel de tranquilidad y relajación que pueda logran durante el proceso y la comodidad y confort que le ofrezca el lugar donde va a dar a luz.

Hay dos métodos que ayudan a lidiar con el dolor y cada mujer está en libertad de elegir el que más se adapte a su parecer.

Existe el método Lamaze o lo que antiguamente se llamó el alumbramiento psicoprofiláctico, esta técnica aboga por concientizar a la mujer de que es un proceso normal al que hay que acudir sin ningún tipo de prejuicio. La mujer de forma consciente decide qué es lo mejor para ella y el alumbramiento, incluso el uso o no de medicamentos y analgésicos.

Bradley es el nombre del método que hace hincapié en el abordaje del proceso del alumbramiento desde un punto de vista totalmente natural, en el que la compañía del padre, algún familiar cercano o varios miembros de la familia es fundamental para crear un ambiente de seguridad y confort a la futura madre. Esta técnica también indica que la sana alimentación y el ejercicio durante la gestación es primordial.

Manejo del dolor en el parto natural

Para lidiar con el dolor pueden hacer uso de diversos métodos que le ayudarán durante el momento de alumbramiento, por ejemplo:

  • Yoga: los ejercicios de esta práctica aportan elasticidad y fuerza.
  • La meditación: ayuda a mantener la concentración y mejora el manejo del esfuerzo y la tensión generada por las contracciones.
  • Escuchar música: agradable y que le ayude a relajar.
  • Recostarse en balones de parto o tomar un baño de inmersión en agua tibia.


Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment