fbpx


Después del nacimiento y conocer a ese ser que se tuvo dentro por nueve meses, llega uno de los momentos más esperados, cuando por fin pueda irse a casa. A pesar de que la mayoría diga que un recién nacido apenas come y duerme, la realidad es que sus primeros días fuera del hospital resultan una aventura fascinante.

Sin importar que sean padres primerizos o por el contrario cuenten con experiencia en criar, las emociones fuertes siempre estarán presentes, entre alegrías, ansiedad y angustias por cada movimiento extraño que el pequeño haga. Ningún bebé viene con instrucciones, es una etapa de aprendizaje continuo.

Consejos para los primeros días del recién nacido en casa

Son muchas las recomendaciones o consejos que pueden tenerse en cuenta. Sin embargo, lo principal siempre será hacerle caso a la intuición materna y no dejar que el desespero se apodere de la situación que pueda presentarse. Entre las más importantes podrían destacarse:

Aprender a conocer su llanto

Los recién nacidos se expresan mediante el llanto. A la nueva mamá solo le harán falta unos pocos días para aprender a interpretarlos y saber cuándo se trata de hambre, por cambio de pañal o alguna molestia como gases. En caso de que no se refiera a ninguno de estos, una llamada al pediatra bastará para que vuelva la calma.

Cambiar el pañal después de comer

Durante sus primeros días de vida, tras cada toma de leche materna es normal que el bebé defeque. Lo ideal es cambiar el pañal inmediatamente, al igual que siempre que esté húmedo, de este modo se evitan irritaciones en su delicada piel.

Para limpiarlo se puede optar por una esponja de origen natural con agua tibia o toallitas húmedas, pero nunca es recomendable utilizar jabón. Durante la limpieza hay que tener especial cuidado en los pliegues, sin hacer fuerza o presión.

El cuidado del ombligo

El ombligo y cuidado del cordón suelen ser una de las principales preocupaciones de los nuevos padres. Es necesario que cada vez que se le cambie el pañal y después de bañarlo se realice una pequeña limpieza de esta zona con la ayuda de una gasa esterilizada.

Es importante siempre mantenerlo seco y doblar un poco el pañal para que no le roce y le pueda crear heridas. Lo normal es que el cordón se desprenda después de diez días, en caso de que esto no ocurra o cambie de color y tenga mal o olor o supura, es necesario acudir con el pediatra rápidamente.

Cambiarlo de posición al dormir

Cuando el bebé se duerma, lo recomendable es que lo haga de lado o boca arriba. Durante estos primeros días, su cabecita aún es muy blanda y si pasa mucho tiempo en una misma posición podría llegar a presentar asimetría o achatarse en algún lado.

Después de amamantarlo es necesario sacarle bien los gases, aún si está dormido, ya que podría causarles sensación de dolor y malestar al dormir. Es común que después de comer regurgiten un poco la leche.

Cuidar su temperatura

A pesar de que los recién nacidos mantienen la misma temperatura corporal de un adulto, tienden a ser mucho más sensibles al frío y el calor. En casa lo ideal es no abrigarlo demasiado, caso contrario al momento de salir.

Algunas costumbres refieren que es necesario que el bebé tome el sol para que su color mejore. En caso de querer seguir esta tradición, es mejor hacerlo antes de las diez de la mañana y no exponerlo de manera directa.

Si el tiempo fuera es algo baja, hay que procurar que la temperatura en casa se mantenga entre 20 y 22° centígrados.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment