Hoy en día, que sigamos rindiéndonos ante la incontinencia o pérdidas de orina debe dejar de ser una opción. Siempre nos habían contado que la regla tenía que ser dolorosa y nos lo creímos, pues eso mismo es lo que sucede con los problemas de incontinencia: resignarnos a padecerlos, en este caso achacándoselos a la edad, y no buscar un tratamiento que nos ayude a mitigarlos, son dos factores fundados en una falsa creencia que pueden acarrear consecuencias negativas, no sólo para nuestra salud sino también para nuestra autoestima.

No obstante, la existencia de los problemas de pérdidas de orina, que afecta tanto a mujeres como a hombres (aunque en principio en menor medida) es una realidad que no podemos negar. Sin embargo, debemos saber que existen métodos tanto como para evitar su aparición, así como para mejorarlos de la mano de la fisioterapia de suelo pélvico.

Antes de conocer cómo actuar para evitar los problemas de incontinencia en mujeres, debemos profundizar en las posibles causas:

  • Aguantar excesivamente las ganas de orinar de manera continuada. Este comportamiento, a veces inevitable, puede provocar una sobredistensión vesical que favorezca la aparición de pérdidas de orina en el futuro.
  • El peso que ya de por sí debe aguantar el suelo pélvico sumado a la utilización de fajas y ropa muy ceñida.
  • Los cambios estructurales producidos a raíz del embarazo y del parto.

Por estos motivos, debemos concienciarnos de que trabajar nuestro suelo pélvico a lo largo de nuestra vida resulta fundamental si queremos evitar los problemas de incontinencia urinaria, entre otros. La manera más común es realizar una serie de ejercicios conocidos como los ejercicios de Kegel, practicados asiduamente suponen un gran refuerzo para el suelo pélvico que en general sería contraer con ciertas pautas los músculos de la zona, con la vejiga vacía y aguantar unos segundos, para después descansar y volver a comenzar con nuevas repeticiones. Pero obviamente son unas herramientas más sumadas a múltiples técnicas que se pueden utilizar para poder solucionar este tema.

Desde el punto de vista de la fisioterapia la rehabilitación del suelo pélvico posee numerosos beneficios. Los métodos utilizados, siempre tras una previa valoración para elegir los objetivos a conseguir y que se adapte al paciente, son los siguientes:

  • Técnicas manuales, técnicas osteopáticas o miofasciales buscan reorganizar las estructuras que componen todo el complejo abdominopélvico (suelo pélvico, diafragma, musculatura profunda del abdomen y zona lumbar) asegurando su correcto funcionamiento.
  • Electroestimulación: realizada a través de unos electrodos vaginales o anales en sesiones de unos 20-30 minutos aprox. Al contrario de lo que pueda parecer, esta terapia no es dolorosa y puede realizarse varias veces por semana, tanto en una clínica como en casa.
  • Gimnasia abdominal hipopresiva: consiste en una serie de ejercicios realizados en apnea que fortalecen, además del suelo pélvico, la musculatura abdominal profunda.

Una gran cantidad de clínicas de fisioterapia cuentan ya con profesionales especializados en estas disciplinas que nos ayudarán a conseguir nuestro objetivo, ya sea evitar o paliar las incómodas pérdidas de orina que, como ya hemos visto, son una realidad que no tenemos por qué aceptar y ponerle fin cuanto antes.

El contenido de este artículo ha sido revisado por la clínica de suelo pélvico granada Susana Domínguez.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment