fbpx


El número de partos por cesárea se ha casi doblado en todo el mundo desde el año 2000. En muchos países, el porcentaje supera ampliamente el que correspondería a los casos en que se considera indicado.

Tres artículos publicados en la revista “The Lancet” abordan el que en el editorial llaman una “epidemia mundial de cesáreas“.

El primer estudio analiza datos de 169 países, que incluyen el 98,4% de los nacimientos que se producen en el mundo. Los autores calculan que en 2015 hubo 29,7 millones de nacimientos por cesárea, casi el doble de los dieciséis millones del año 2000. En porcentaje de nacimientos, en 2015 el 21,1% fueron por cesárea, contra el 12,1% del 2000.

Esto significa que el porcentaje de nacimientos por cesárea supera ampliamente el 10-15% de casos en que se considera necesario. Pero hay grandes diferencias por países y dentro de cada país. Así, las cesáreas se practican en un 44,4% en América Latina y el Caribe, pero sólo en un 4,1% de los casos en África Occidental y Central. Esto puede deberse, en buena parte, a la menor posibilidad de recibir asistencia médica en centros hospitalarios.

Si la estadística se mira por países, la República Dominicana ocupa el primer lugar: el 58,1% de los nacimientos son por cesárea. En cambio, en Sudán del Sur es sólo el 0,6%.

Uno de los factores que marcan la diferencia dentro de un mismo país es el nivel educativo y socioeconómico. Los partos por cesárea son al menos cinco veces más en el sector de ingresos más elevados que en el más pobre. En Brasil y China también se observa que hay más cesáreas entre las mujeres con nivel educativo más elevado.

También hay diferencia según el centro hospitalario: las cesáreas son 1,6 veces más frecuentes en los privados que en los públicos. En Brasil, por ejemplo, en los centros públicos el 41% de los partos se hacen con cesárea y en los privados es del 83%.

En los artículos se destaca la necesidad de que la cesárea sea accesible para todas las mujeres que la necesitan. Pero alertan que practicarla cuando no es necesario produce riesgos.

Aparte de un parto más seguro, la cesárea proporciona ciertos beneficios a la madre, como menos frecuencia de incontinencia y de prolapso urogenital, debilitamiento de músculos y ligamentos que dejan de sostener adecuadamente el útero.

Pero también presenta riesgos. Así, aumenta la mortalidad de la madre o los posibles problemas en partes posteriores. En cuanto a los bebés, los nacidos por cesárea están expuestos a corto plazo a más riesgos, que van desde alteraciones en el sistema inmunitario y alergias a menor diversidad en la biota intestinal.



Author

Padre primerizo, soporte logístico y coordinador de la "llegada".

Write A Comment