Médicos australianos han presentado el segundo caso conocido de dos gemelos originados por el mismo óvulo, pero que no son idénticos. La razón es el hecho, muy inusual, que el óvulo fue fecundado por dos espermatozoides. Cuando se dividió, dio lugar a dos embriones que, como ocurre con los gemelos idénticos, compartían la misma placenta. Pero que no tenían idéntica dotación genética. De hecho, ni siquiera el mismo sexo. Eran, pues, un caso intermedio entre los gemelos idénticos y los gemelos fraternales.

El caso se produjo en 2014 y ahora se ha descrito en la revista “The New England Journal of Medicine“. Allí, Michael T. Gabbett, de la Universidad de Queensland, y sus colegas explican que a las seis semanas de embarazo, la futura madre, una mujer de 28 años de Brisbane (Australia), le dijeron que tendría gemelos idénticos. La ecografía mostraba una sola placenta donde se habían situado los dos embriones. A las 14 semanas, los médicos comprobaron que no podían ser idénticos: uno sería niño y el otro sería niña.

Gemelos idénticos y gemelos fraternales

Los hermanos gemelos pueden ser monocigóticos o dicigóticos. Los primeros son los idénticos, que tienen la misma dotación genética y que proceden de la escisión de un óvulo fecundado por un espermatozoide y que después se ha dividido. Los dicigóticos provienen de dos óvulos fecundados por dos espermatozoides. Por tanto, no tienen más semejanzas que dos hermanos cualesquiera, porque su dotación genética es diferente. Comparten alrededor de un 50% de los genes y no el 100% como los idénticos.

Hay una tercera posibilidad, que sólo se había documentado una vez, en 2007. Se produce cuando un mismo óvulo es fecundado por dos espermatozoides. Cuando el óvulo se divide, ambos hermanos tienen la misma dotación procedente de la madre, pero diferente en la que proviene del padre. Por tanto, no son idénticos, pero sí mucho más parecidos genéticamente que dos gemelos no idénticos o dos hermanos cualesquiera. Se llaman gemelos sesquizigòtics -del latín “sesqui”, que significa “una y media”.

El único caso conocido de gemelos sesquizigòtics se publicó en 2007 en la revista “Cloning Stem Cells”. Pero fue identificado porque un tiempo después del nacimiento se vio que uno de los dos presentaba unos genitales ambiguos. Los análisis médicos mostraron que compartían totalmente la dotación genética procedente de la madre, pero no la del padre.

El caso de Brisbane es el primero en que esto se ha descubierto durante el embarazo. Después de la ecografía que revelaba sexos diferentes, se hicieron, con autorización de los progenitores, una prueba genética muy innovadora. Se analizó el ADN de los fetos que circulaba por la sangre materna. Los resultados revelaron que compartían el 78% del material genético paterno. Además, a pesar de ser de sexos diferentes, ambos fetos tenían células masculinas y femeninas.

Los padres fueron informados sobre los riesgos del embarazo, que prosiguió sin incidencias hasta la semana 33. Entonces, algunos problemas detectados en uno de los gemelos aconsejaron una cesárea.

Desarrollo normal a los tres años

A las cuatro semanas se tuvo que amputar un brazo a la niña debido a un trombo producido justo antes del nacimiento. En el seguimiento hasta los tres años se observaron un crecimiento normal, pero la niña no será fértil debido a un desarrollo anómalo de sus órganos reproductores.

Gabbett explica que cuando un óvulo es fecundado por dos espermatozoides se debe producir la combinación de tres juegos de cromosomas: uno de la madre y dos del padre. Esto hace que, normalmente, el embrión no sobreviva, lo que sí se produjo en este caso:

“En el caso de los gemelos sesquizigòtics de Brisbane, el óvulo parece haberse dividido equitativamente por lo que surgieron dos grupos de células viables, dando lugar a los gemelos”.

Los autores se preguntaron si había otros casos similares que no se hubieran identificado correctamente o que los que no se hubiera informado. Analizando datos genéticos de 968 gemelos fraternales y de sus progenitores, no encontraron ningún caso de gemelos semiidèntics ni de gemelos sesquizigòtics.

Si bien señalan que harían falta muestras mucho más amplias para analizar la frecuencia con que se puede producir, concluye que se trata de un evento muy poco usual. Pero concluyen que los sesquizigòtics se pueden considerar una tercera forma de gestación de gemelos y un continuo entre los monocigóticos y los dicigóticos.



Author

Padre primerizo, soporte logístico y coordinador de la "llegada".

Write A Comment