Es tradición que, en cualquier bautizo, comunión, boda o incluso cumpleaños todos los invitados reciban un pequeño detalle a modo de regalo. Con esto lo que se suele buscar es justamente que los invitados se lleven un buen recuerdo perdurable de la feliz reunión, y, además, poder agradecer la asistencia de estos.

Los detalles bautizos y comuniones son quizá una de estas formas de agradecer la asistencia a los invitados. En los últimos tiempos, este elemento se ha ido transformando, se ha pasado de unos regalos muy formales y únicamente reservados para los adultos del evento, a cosas más divertidas, que llamen la atención, y que no sean olvidados a la mínima.

Los invitados niños: el centro de la celebración

Pero quizá la mayor novedad que podemos encontrar en este tipo de celebraciones es cambiar la perspectiva, y que sean los más pequeños el centro verdadero de la celebración.

En el fondo tiene sentido, en un bautizo o comunión, el protagonista deben ser los niños, y no los propios padres, aunque muchas veces parece que sean los adultos quienes más ilusión tienen ese día ¿verdad?

Por eso, los regalos para los invitados niños toman cada vez más importancia en el momento de organizar una de estas celebraciones, ya que por supuesto, no es lo mismo un regalo para adultos que para niños.

Originalidad, ante todo originalidad

Seguro que te ha pasado, has asistido a una de estas celebraciones como invitado, y al darte ese detallito de recuero has pensado ¿y qué hago yo con esto?

La gracia de los regalos debe ser justamente que no se olviden, y que los invitados tengan la sensación de originalidad.

Por eso, es habitual encontrarnos que más allá de aquellos antiguos puros o cigarros que se daban a los adultos, ahora que el centro son los niños, se pueda jugar con muchos detalles y regalos diferentes.

Tampoco hay que ser muy ingenioso, existe una gran variedad de opciones, pero quizá una muy poco habitual pero que funciona a la maravilla son los juguetes.

Si, es la misma lógica atractiva y atrayente de los huevos de chocolate con sorpresa en el interior: un juguete simple, pero que seguramente sea más atractivo, tanto en el momento en que se hace entrega, como unos días después.

Además, todos sabemos que los juguetes no se suelen tirar con tanta facilidad como otras cosas.

¿Detalles prácticos?

Pero no todo debe ser un simple juguete, también podemos optar por detalles prácticos pero que tengan sentido con los más pequeños del lugar.

Por ejemplo: bolsas, colores, lápices, libretas.

No hay nada más lleno de vida y pasión para un niño que un lienzo en blanco, dónde dar rienda suelta a la imaginación, crear sus propios mundos y aventuras.

Exacto, con tu detalle original quizá acabas siendo parte de la mochila de uno de tus invitados, y, por tanto, ese detalle se convierte en un recuerdo duradero del feliz día que se ha celebrado junto.

Para toda la vida

En resumen, los detalles de toda la vida no son mala idea, pero se deben transformar poco a poco en objectos originales, deslumbrantes, atractivos, y ante todo orientados para los más pequeños, los verdaderos protagonistas de ese día.

Por tanto, no dudes en optar por toda esta gran variedad de opciones, de propuestas, y haz que ese bautizo, comunión o cumpleaños sea recordado de una manera totalmente diferente por tus asistentes.



Author

Padre primerizo, soporte logístico y coordinador de la "llegada".

Write A Comment