Son muchas las preguntas, dudas e inquietudes que las madres tienen cuando el momento del parto se acerca. Entre todas estas existe una en particular sobre la cual se han creado mitos y falsas creencias: el tapón mucoso y su relación con el parto inminente. Si en este momento te encuentras en las últimas semanas de gestación, hoy te revelaremos cuál es la importancia de este, en qué momento se suele desprender y qué relación tiene con el trabajo de alumbramiento.

¿Qué es el tapón mucoso y para qué sirve?

Se trata de una capa espesa que recubre el final de cuello uterino y cuya función consiste en proteger al bebé de posibles infecciones, patógenos y gérmenes que puedan ascender desde la vagina. En esencia, este se comienza a formar durante los primeros meses del embarazo (con el aumento de la secreción de progesterona y estrógeno) y lo conforman un 10? glicoproteínas y un 90?agua. A pesar de que color puede ser también rosado, blanco o gris, generalmente el marrón suele ser su tono característico. También, al momento de su expulsión puede estar acompañado de un poco de sangre, produciendo un matiz más vívido en el color.

El diámetro aproximado del tapón oscila entre los 4 y los 5 cm y tan pronto se ha expulsado su apariencia es delgada y semi gelatinosa (aunque en su posición natural es un poco más ancho y consistente). Un dato interesante de esta sustancia es que nunca se llega a formar por completo, sino que tu organismo lo va renovando con el transcurso de las semanas, revitalizandolo de lisozimas, encargadas de destruir la pared celular de las infecciones que intentan llegar hasta el bebé.

¿Cuándo se desprende el tapón mucoso?

Para entender por qué se cae es necesario primero comprender un poco el trabajo de preparación para el parto. Al finalizar la etapa de gestación el bebé invierte su posición para favorecer su nacimiento. A la par de esto, el útero y los músculos que lo recubren comienzan a preparar el terreno para cuando esto suceda. Así, el cuello uterino progresivamente se va tornando más flexible y pierde un poco la firmeza en sus paredes. Debido a ello, el tapón se desprende y es expulsado por el organismo de forma natural. Las actividad hormonal, cabe destacar, también favorece a su liberación.

Sin embargo, el desprendimiento no es señal de que se ha entrado en la tarea del parto, ya que este puede ser expulsado días e incluso semanas antes de ello. También, es común que este no se desprenda totalmente, sino que lo haga de forma sistemática y por pequeñas partes. Aunque si es el primero, normalmente la sustancia es expulsada entera. La mayoría de las madres ni siquiera se percata de ello, ya que suele suceder en el tocador y no está acompañado de síntoma o reacción alguna.

En término muy generales es expulsado entre la semana 37 y la 41. En función de la actividad hormonal y de las características de la gestante puede hacerse en el mismo trabajo de parto o un par de días antes. Sea como sea, su desprendimiento de la base del útero es señal de que la cuenta regresiva para el alumbramiento ha empezado y se deben tomar las medidas de prevención necesarias.

Para finalizar, es importante recordar que la ruptura del saco amniótico sí es una señal clara de que el trabajo de parto ha comenzado. Si estos dos fenómenos han ocurrido en paralelo, entonces se debe acudir al centro médico estipulado y contactar con el doctor especialista para preparar la bienvenida del nuevo integrante de la familia. El cuánto tarda variará en función de la madre, aunque suele oscilar entre las 3 y las 10 horas en promedio. A pesar de que las ansias de recibir al bebé siempre van a estar ahí, se debe tener paciencia en caso de que seas una de las tantas que expulsan el tapón mucoso antes de tiempo.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment