Las contracciones del parto son el momento cumbre después de los nueve meses de embarazo. Son estas las que marcan el inicio de la labor de parto y toda futura madre debería aprender a reconocerlas para poder actuar con prontitud y propiedad cuando comiencen a manifestarse los primeros indicios de estas.

A continuación enseñaremos todo lo que se debe saber sobre las contracciones del parto y algunos consejos para diferenciarlas de las contracciones falsas.

¿Qué son las contracciones de parto y cuándo aparecen?

Puntualmente, las contracciones son movimientos regulares que se desarrollan en el útero. El útero, cómo es bien sabido, es un músculo, y por tanto posee un respectivo estado de tensión y distensión. En el primer estado las paredes superiores se contraen y, casi como un onda, recorren todo el músculo hasta el cuello del útero. Este movimiento se repite de forma constante y a intervalos para favorecer que el bebé pueda recorrer con mayor facilidad el camino hasta su nacimiento.

Lo cierto es que las contracciones no solo se presentan al final del embarazo, sino que estas hacen acto de presencia aproximadamente desde las seis semanas, solo que la mayoría de las embarazadas no las nota. En términos clínicos, se les denominan Braxton Hicks (o contracciones falsas) y las podemos catalogar como una fase preparatoria para las contracciones finales. Como es natural, las Braxton Hicks se hacen más frecuentes justo antes de la hora final, por lo que a continuación reseñaremos algunos consejos para reconocer las contracciones falsas de las reales:

  • Las contracciones falsas generalmente se presentan con patrones irregulares. Las verdaderas, por su parte, lo hacen en regulares y a intervalos (estos últimos fluctúan entre 15 y 20 minutos al principio, y luego cada 5 minutos en las etapas finales. La duración de las contracciones pueden ser de solo un par de segundos hasta los 40 o 70 segundos).
  • Las contracciones falsas pueden desaparecer al cambiar de posición. Las verdaderas persisten pese al movimiento.
  • En términos generales, en las contracciones auténticas el dolor va de menor a mayor casi como si de una onda se tratase. En las falsas el dolor es inexistente o, de existir, no aumenta de intensidad con el paso de los segundos.
  • En las contracciones reales el dolor se localiza en la espalda y luego avanza hasta el útero. En las Braxton Hicks este se focaliza solo en la zona uterina

Síntomas de las contracciones de parto

Otra forma de saber cuándo está ocurriendo una contracción auténtica son los síntomas que suelen acompañarlas. Como ya se dijo, el dolor es uno de los más característicos, aunque este no es universal en todas las mujeres (varía en función de la posición del feto). Algunos que pueden también hacer acto de presencia son los siguientes:

  • Dolor en las caderas y en la espalda.
  • Cólicos moderados o intensos.
  • Endurecimiento de la zona abdominal.
  • Rotura de la bolsa que contiene el líquido amniótico.

Todos estos indicios acompañan a las contracciones y son señales inequívocas de que la labor de parto está muy cerca. En función de lo dilatada que se encuentre la zona las contracciones serán mayores o menores, alcanzando su etapa cumbre después de los 8 cm. Si pese a lo que se ha dicho no sabes si has entrado en labor, las siguientes indicaciones serán de gran utilidad:

  • Si aún no se han cumplido las 37 semanas y se tienen cuatro contracciones por hora sumadas a alguno de los síntomas descritos es momento de llamar al dóctor.
  • Si ya se superaron las 37 semanas y se han experimentado contracciones regulares cada cinco minutos con una duración de un minuto, entonces el momento final ha llegado.

Para complementar lo que hemos dicho en este apartado, la comunicación y consulta con el especialista es vital para afrontar el proceso con confianza y determinación. Es importante que recordemos, por último, que cada cuerpo es diferente y las contracciones serán totalmente diferentes en cada una de las embarazadas.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment