fbpx


Seguro te has preguntado muchas veces: ¿cómo ser una buena madre? Esta interrogante te acompañará durante todo el proceso de crianza. No hay una respuesta exacta. Lo que te digamos o lo que te digan puede ser muy subjetivo o ir atado a las creencias y a los valores de cada persona.

Lo más probable es que esto solo puedes respondértelo tu misma, siempre que la crianza de tus hijos esté basada en el amor, en el respeto y otros valores fundamentales para que a futuro tu pequeño se convierta en alguien de bien.

Se el mejor ejemplo para ellos

Los niños, sobre todo cuando son pequeños, aprenden desde la imitación. Es por ello que debes procurar ser el mejor ejemplo. Cuida lo que haces y lo que hablas delante de ellos. Los niños son como una esponja, aunque no nos demos cuenta, lo van absorbiendo todo a su alrededor. Los padres son su primera ventana para conocer el mundo y por ello nuestras actuaciones son muy importantes.

Más que con la palabra se enseña con el ejemplo. Si quieres que haga algo, entonces hazlo tu primero.

Edúcalo desde el amor y el respeto

Incúlcale valores a tu hijo: el amor, el respeto, la honestidad. Son valores primordiales que deben estar sembrados en toda familia. Ten la seguridad que si desde pequeño educas a tu bebé teniendo en cuenta cada uno de ellos, el crecerá siendo un hombre o una mujer de sólidos principios.

Juega con tu hijo

Los mejores recuerdos de la infancia son aquellos en los que nuestros padres jugaron o compartieron su tiempo con nosotros. Es cierto que el día a día está atiborrado de obligaciones, pero siempre se puede sacar un tiempo para disfrutar con los niños. Esto, a su vez, te ayudará a desconectarte de los problemas.

Fomenta la comunicación

Tiene muchas preguntas que hacerte sobre el mundo y estas preguntas se incrementarán a medida que pasé el tiempo y crezca. Cada etapa es nueva y constituye un nuevo reto. Mantén siempre la comunicación, no te niegues a responder las preguntas que tenga y siempre hazlo de la mejor manera con la intención de orientarlo por el camino correcto.

La confianza es fundamental para mantener una sana relación entre padres e hijos. Si en un momento determinado no sabes cómo responder a una de sus preguntas entonces dile que lo harás más tarde y busca la manera correcta de hacerlo, una vez que estés lista.

No recurras a los gritos y a los golpes

Nadie tiene derecho a maltratar a otro, ni siquiera tú tienes el derecho de hacerlo con tus hijos. No es necesario que le pegues o que le grites para que puedan entender algo. Los golpes lejos de ayudarlo lo alejarán más de ti y crearán sentimos de rabia y rencor. Las palabras hirientes también pueden hacer mucho daño y quedarse grabadas en la memoria de tus hijos.

No es necesario que los gritos y los golpes sean el método de crianza en tu casa. Siembra el respeto y el amor y verás que obtendrás mejores resultados.

Vela por la adecuada alimentación

Además del amor, la comunicación y el respeto debes velar porque tus hijos se alimenten adecuadamente. Esto fortalecerá su sistema inmunológico y evitará enfermedades. Crear buenos hábitos alimenticios desde la infancia ayudará a que estos se mantengan en la etapa adulta.

Sigue tu instinto

Cuando eres madre primeriza quizás recibirás muchos consejos y en ocasiones estos llegarán a agobiarte. Si en algún momento no sabes qué hacer sigue tu instinto materno y desde el amor decide que es lo mejor para tu hijo.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment