Cómo prevenir las estrías en el embarazo

Las estrías son uno de los problemas estéticos más comunes durante el embarazo y suelen perdurar por un largo tiempo. La gestación es una etapa de grandes cambios corporales y la piel también se ve afectada. Más de la mitad de las mujeres padecen este problema, así que es muy común.

No obstante, una de las mejores soluciones para tratarlas es prevenir su aparición. Estos son algunos consejos útiles que muestran cómo prevenir las estrías en el embarazo.

La causa del problema

¿Qué son las estrías?

Se tratan de pequeñas cicatrices en forma de líneas que se pueden observar en la superficie de la piel, usualmente de una tonalidad blanca o roja. En la dermis (la capa media de la piel) se encuentran las fibras que  proporcionan la elasticidad y flexibilidad, tales como la elastina y el colágeno.

Si estas fibras se rompen, usualmente por el estiramiento excesivo, se produce la estría. Estas cicatrices aparecen con más frecuencia en lugares como el abdomen, glúteos y en el pecho.

¿Por qué aparecen durante la gestación?

En esta etapa, el volumen del abdomen aumenta debido al crecimiento del bebé, lo que causa el estiramiento repentino de la piel. Y aunque este órgano es realmente elástico, el cuerpo no puede responder suficientemente rápido al estiramiento y la producción de colágeno es insuficiente, causando las molestas estrías en el embarazo.

Otro aspecto a considerar son los factores genéticos y los cambios hormonales, los cuales ocasionan que la piel se vuelva más seca y frágil de lo normal. Durante el tercer trimestre de gestación es más común la aparición de estas cicatrices por el rápido crecimiento del feto, así que es fundamental tomar las medidas adecuadas antes y después de este período.

Algunos consejos prácticos para evitar las estrías en el embarazo

Aunque son muchos los factores implicados, es posible prevenir la aparición de estas cicatrices poniendo en práctica estos consejos:

La hidratación es la clave

Como se mencionó anteriormente, los cambios hormonales ocasionan resequedad en la piel, así que mantenerla hidratada es muy importante para conservar su elasticidad. Para ello, se recomienda beber unos dos litros de agua al día. También se pueden incluir zumos de frutas naturales.

Las cremas especialmente diseñadas para estos casos son de gran ayuda, y deben aplicarse al menos dos veces al día mediante masajes circulares en las más zonas propensas.

Cuidado con el peso corporal

Aunque es inevitable aumentar de peso durante este período, se debe tener cuidado con los excesos. Aumentar más de 15 kilogramos puede resultar perjudicial para la salud y contribuir al problema de las cicatrices. Es un error habitual pensar que durante esta etapa se debe comer por dos, los resultados no son positivos.

Los profesionales recomienda que las mujeres embarazadas solo deberían comer 200 calorías adicionales al parámetro ya establecido de las 2.000 calorías diarias. Así mismo, es importante realizar ejercicio de forma regular para mantener el tono muscular.

Una alimentación saludable

Mantener una alimentación equilibrada resulta de vital importancia, esta es la que le proporciona al organismo y específicamente a la piel los nutrientes necesarios. Una dieta rica en alimentos que contengan vitamina A, D y E, ácidos grasos, zinc y antioxidantes puede ser muy beneficiosa. El pescado, el té verde, los frutos secos, los vegetales y cereales integrales son excelentes opciones.

Evitar la exposición directa al sol

Los rayos UV no son beneficiosos para la piel, ya que tienden a resecarse. Una recomendación es aplicar cremas solares antes de salir de casa y utilizar ropa especialmente diseñada para filtrar este tipo de radiación.

Las cremas antiestrías son de utilidad

Este tipo de cremas están diseñadas para aportar la máxima hidratación y favorecer la producción de colágeno durante esta etapa. Las mejores son aquellas que contienen ingredientes como aloe vera, manteca de karité, vitamina E y aceite de mosqueta. Debe aplicarse dos veces al día con movimientos circulares.

Un dato importante es que su aplicación se debe realizar desde el primer día de gestación hasta los dos meses posteriores al parto, ya que algunas cicatrices pueden aparecer luego de este período.

Otras alternativas naturales

Afortunadamente, la naturaleza ofrece muchas alternativas útiles para este caso. El aceite de coco, el aceite de oliva y el aloe vera resulta particularmente beneficiosos para la piel, así que pueden ser aplicados directamente sin problemas.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment