Una silla cómoda es una de las cosas más importantes para la lactancia materna pero no es lo único. Un reposapiés bajo es especialmente útil para apoyar las piernas, y tener el mejor cojín de lactancia puede ayudar a la madre a sentirse más cómoda y segura, cuando esté dando el pecho a su bebé.  Mientras se alimenta el bebé, la mamá debe estar lo más cómoda posible. Te dejamos varios consejos que te ayudarán a hacer que la lactancia sea más placentera para ambos.

Pasos a seguir para hacer la lactancia más cómoda

El primer paso es relajarse. Un sofá amplio o la cama es ideal para esto. Sin embargo, un buen cojín de lactancia también es esencial para garantizar el bienestar de la postura y del bebé, así como para evitar que se cansen los brazos. Dependiendo del nivel de confort de la mamá y su bebé, puedes encontrar cuál es la posición correcta para ti y tu bebé. Es importante no estar tensa al amamantar a tu bebé. Si estás tensa, puedes tener problemas para que salga la leche o te puede doler la succión.

Busca información y ¡relájate!

Antes de amamantar a tu bebé,  puedes optar por conocer más sobre la lactancia e incluso ir a alguna charla que te tranquilice al respecto y te ayude a hacer las cosas bien desde el principio. Después, visualiza un lugar relajado. Tomamos lentas, respiraciones profundas y relajarte. Piensa en cuánto vas a disfrutar la experiencia y el tiempo de conexión con tu bebé. ¡Recuerda que vale la pena! Si te sientes abrumada, no estás sola. Hay muchos consejos para ayudarte a ti y a tu bebé a estar más cómodos.

Posiciones cómodas de lactancia

Estudiar cuáles son las mejores posiciones antes de amamantar a tu bebé es una forma importante de obtener el mejor agarre. El pezón debe estar cerca del labio superior del bebé, que ayudará a tu bebé a poder tomar la leche. La mamá debe colocar su pulgar y dedos lo suficientemente hacia atrás. El pezón debe estar paralelo a la nariz de los bebés, de modo que ella pueda mirarlo cómodamente. Mantener el dedo y el pulgar cerca del pecho, mientras que el cojín de lactancia para recostarse puede ser muy beneficioso tanto para mamá como para el bebé.

También debes evitar cualquier incomodidad durante el proceso de alimentación. Intenta reclinar las posiciones y mantener tus senos a nivel natural. También es mejor mantener la cabeza del bebé y cuello cerca de tu cuerpo. Una posición reclinable también es más cómoda tanto para la madre como para el bebé. Mientras el bebé está durmiendo, la madre siempre debe mantener los brazos alrededor.

Una posición cómoda es esencial para una sesión exitosa de lactancia materna. Es importante estar relajada y evitar cualquier estrés cuando se produce la lactancia materna. Tu bebé también debe estar relajado, y debe estar en una posición relajada y tranquila cuando vaya a mamar. Mantener la cabeza y el cuello cerca de tu cuerpo es la mejor manera de ayudar al agarre del bebé. Al hacer esto, será menos probable que tu bebé experimente dolor y tendrás una mejor posibilidad de enganchar y sacar leche.

Más consejos para asegurar el éxito de la lactancia

Si bien una posición cómoda es un elemento esencial de la lactancia materna, es importante tener en cuenta que la lactancia materna puede llevar a fugas de la leche. Durante este tiempo, es esencial recordar que la fuga de leche es una parte natural del proceso de lactancia materna. La boca de tu bebé debe tocar tu seno primero antes del labio superior. El labio inferior debe ser la primera parte de la boca de tu bebé que enganche con el pecho. Debes estar sentada en una posición que hagas que los pechos se encuentren en la posición más cómoda para ti.

El bebé no debe girar demasiado la cabeza durante la sesión de alimentación. Idealmente, debes mantener a tu bebé cerca de tu cuerpo y tratar de evitar dejarlo girar la cabeza. La posición de la cabeza del bebé determinará como de bien está puesto tu bebé. Además de mantener al bebé cercano a tu cuerpo, también debes asegurarte de que tu hijo esté cómodo en su cojín de lactancia. Cuando tu bebé no se sienta cómodo con una posición, la madre debe cambiar a otra.

El uso de un cojín de lactancia es esencial. Puede ayudar a mantener los senos libres de humedad. Tu bebé debe estar apoyado en el pecho con tu espalda y un cojín de lactancia debajo de su cuello. Si bien es posible amamantar a dos bebés al mismo tiempo, es mejor evitar esta práctica.



Author

Madre primeriza, portadora del vástago y barriga en desarrollo

Write A Comment