Respuesta muy fácil y simple: ¡a quien quieras!

Un poco más desarrollado: una de las decisiones que genera más ansiedad en la vida de las parejas es escoger a los padrinos del futuro bebé. Se trata de una tradición de origen religiosa, principalmente se escogen a dos personas para que procedan a llevar a bautismo al futuro bebé, así como también compartir diferentes tradiciones a lo largo de la vida del futuro retoño.

Tradiciones que cambian

Pero las costumbres cambian, así que en la actualidad no solamente los padrinos hacen una función religiosa, también se trata de una especie de vínculo con personas muy cercanas que tengan a ver con el futuro bebé, y que por tanto, tendrán una relación más que especial entre ellos y los progenitores.

En la actualidad normalmente se escogen a amigos de la pareja, para que no solamente se cuiden de los factores religiosos del bebé, también de fiestas, salidas y demás cuestiones. Es una de las cosas que hace más ilusión a los amigos o amigas escogidas, por lo que la presión es a veces enorme.

En la cultura mediterránea y latina, lo habitual es escoger a miembros de la familia, y en culturas más anglosajonas se opta por amigos o familiares, aunque con el tiempo, estas tradiciones se están adaptando a los nuevos tiempos, en los que la religión cada vez tiene una importancia más relativa en la vida de las personas.

Incluso en la actualidad, se pueden llegar a escoger más a un padrino y una madrina, porque suelen escogerse “parejas” y no tanto a personas concretas.

La tradición es la tradición

En el ámbito latino, y si queremos ser escrupulosamente seguidores del protocolo y la tradición, lo habitual es seguir este orden:

Para el primer bebé:

  • Padrino: abuelo paterno
  • Madrina: abuela materna

Para el segundo bebé:

  • Padrino: abuelo materno
  • Madrina: abuela paterna

Para el tercer bebé:

  • Padrino: hermano del padre
  • Madrina: hermana de la madre

Si quieres seguir la más estricta tradición y has tenido más de tres bebés, realmente no se marca más personas concretas, y ya puedes optar por amigos sin mayores problemas.

También debes admitir que tener esta forma reglada puede suponer un problema menos si no quieres líos con este tema. Al final la elección de seguir o no la tradición es personal, y en este caso, tener unos ritos establecidos ayuda a que no se tenga que pensar demasiado.

¿Quien debe tomar la decisión?

Al final, en estos tiempos dónde las tradiciones más relacionadas con la religión pierden fuerza, la elección debe ser siempre a partir de los gustos y las preferencias de los futuros padres.

Si tienes una amiga del alma, con la que llevas teniendo amistad des de la guardería, pues puede ser una buena opción, de igual forma, si tienes un hermano con el que no puedes separarte para nada, también puede ser una genial elección.

Cuenta que en el fondo, quien mejor debe estar es el futuro bebé y las personas escogidas, por lo que piensa también en aquellas personas que quieras que formen parte de tu vida de una forma especial, y con los que quieres compartir momentos únicos como serán los que vivirás con tu futuro bebé.

Las normas, tradiciones y demás son importantes, nos definen como somos socialmente y como comunidad, pero deben ser siempre una ayuda, no una obligación.

Author

Padre primerizo, soporte logístico y coordinador de la "llegada".

Write A Comment