ansiedad en el embarazo

Durante el embarazo existe un desajuste hormonal que puede afectar a tus emociones. Esto se traduce en cambios de humor, preocupaciones excesivas y, en ocasiones, episodios de ansiedad. Sufrir cierta ansiedad durante el embarazo es normal por todo lo que supone estar embaraza, porque además de los ajustes hormonales, debes lidiar con todos los cambios que supone un embarazo: cambios físicos, cambios en tu vida después del parto, etc.

Si sufres ansiedad en el embarazo, debes saber que existen fórmulas para evitarla, controlarla y combatirla. A continuación vamos a tratar todas estas cuestiones.

Los síntomas de la ansiedad en el embarazo

Es posible que no sepas diferenciar si lo que te ocurra es ansiedad. Debes saber que hay unos síntomas que pueden ayudarte a dilucidar si el cuadro que presentas tiene que ver con los de este estado emocional.

Uno de los síntomas más típicos de la ansiedad en las mujeres embarazadas es la preocupación en exceso. En el embarazo es normal estar preocupada con algunas cuestiones del embarazo, pero en el caso de la ansiedad las preocupaciones suelen ser ser recurrentes e incontrolables.

Otro de los síntomas de la ansiedad es la incapacidad para controlar los pensamientos recurrentes o la rumiación en exceso. Si no puedes apagar la mente, si hay un pensamiento nocivo o intrusivo que no deja de aparecerse en bucle en tu cabeza, es posible que estés sufriendo un episodio de ansiedad con trastorno obsesivo.

También existen una serie de síntomas físicos que te pueden ayudar a reconocer un episodio de ansiedad como: temblores, dolor muscular, sequedad en la boca, manos húmedas y frías, dolor en el pecho, taquicardia, vértigos, sudores, irrealidad, sensación de no poder respirar, etc.

La ansiedad puede presentarse en todo el embarazo aunque es más común que aparezca en el último trimestre de embarazo junto al “síndrome del nido”, que es un síndrome que tiene como finalidad preparar su entorno para la llegada del bebé y así calmar la ansiedad por la espera.

Si la futura mamá se pone a limpiar la casa como una loca, a cambiar muebles de sitio o a preparar la habitación del bebé al milímetro, es posible que esté sufriendo este síndrome.

Efectos que puede tener la ansiedad en el embarazo

Las emociones de la madre puede afectar al feto, es por ello que la ansiedad puede tener efectos adversos para el bebé. Entre los diferentes efectos que se conocen, están los siguientes:

  • Bebés que nacen prematuros.
  • Bajo peso del recién nacido.
  • Problemas de atención al bebé.
  • Problemas emocionales y de conducta en el futuro.

Si bien es cierto que tener cierta ansiedad durante el embarazo es de lo más normal, debemos saber diferenciar cuando esta ansiedad se trata de algo más grave como la ansiedad generalizada. En ese momento es importante que nos pongamos en manos de especialistas que nos ayuden a tener un embarazo sano y tranquilo.

Cómo prevenir y controlar la ansiedad en el embarazo

Si tienes ansiedad o crees que puedes tenerla, hay una serie de actividades que puedes realizar para intentar mantenerla a raya.

  • Actividad física moderada: Durante el embarazo no se aconseja hacer actividad física de gran intensidad, pero si actividad física moderada. La natación, el yoga y el pilates son actividades totalmente recomendadas para embarazadas. También lo es caminar una hora al día. Además de ayudarte a controlar el peso durante el embarazo, la actividad física te ayudará a desconectar la mente y el cuerpo, algo que te irá maravillosamente bien para controlar la ansiedad.
  • Masajes relajantes: Para bajar los niveles de ansiedad también son recomendables los masajes relajantes. Además de ser favorables a nivel psicológico, pueden ayudarte a mejorar el hinachazón de las piernas o el dolor de la espalda.
  • Meditación y relajación: Muchas personas desconocen la capacidad sanadora de dejar la mente en blanco. Sin embargo, una de las grandes ayudas contra la ansiedad es la práctica de la meditación y la relajación. Busca una música relajante, túmbate en un lugar cómodo y guíate a través de la música para desconectar la cabeza y dejar la mente en blanco. Te ayudará a combatir la ansiedad.
  • Duerme lo que necesites: Durante el embarazo es normal sentirse más cansada y, por tanto, es lógico que necesites dormir mucho más, sobre todo en el primer y el último trimestre. Descansa las horas que necesites, que tu cuerpo tenga el ansiado respiro. También es importante que, además de dormir las horas necesarias, duermas bien. Durante el embarazo es normal que duermas peor que habitualmente. Intenta dormir de lado, con una almohada entre las piernas, ya verás como mejora a la par que tu salud mental.
  • No consultes Google con cada duda: Una de las peores cosas que puedes hacer en pleno episodio de ansiedad es consultar Google. Solo servirá para aumentar tu ansiedad al máximo y creer que tienes todo lo que lees. Lo mejor es que ante cualquier duda, llames a un médico. Evita caer en la histeria comparando tus casos con otros casos de usuarios de internet.
  • Dieta sana: Está demostrado que una dieta sana ayuda también a mantener la ansiedad controlada, mientras que la comida chatarra no hace más que aumentarla. Intenta comer sano, aunque te des un capricho de vez en cuando.
  • Una ducha relajante: Si estás pasando por un episodio de ansiedad y no sabes que hacer para desconectar la cabeza, date una ducha caliente y relajante. Puede parecer demasiado obvio, pero funciona genial.
  • Habla de tus temores y tus miedos: Una buena manera de descargar esta ansiedad es la de compartir esos miedos con alguien. En la mayoría de ocasiones nuestros temores son infundados e irracionales, y la ayuda externa puede sernos útil para salir del bucle.


Author

Madre primeriza, portadora del vástago y barriga en desarrollo

Write A Comment