Bajar de peso después del embarazo tiende a ser una de las principales preocupaciones de la nueva madre, a pesar de que el bienestar del recién nacido es su prioridad por encima de todo, el poder recuperar su figura juega un papel importante.

Sin embargo, el embarazo y posterior parto son etapas de muchísimos cambios en el organismo, que se transforma por completo para dar paso a una vida, por lo que así como toma nueve meses y un poco más para hacerlo, del mismo modo requiere de tiempo para volver a la normalidad. Es decir, nada sucede de la noche a la mañana, solo es cuestión de tener un poco de paciencia.

Tomarse las cosas con calma para perder peso

La mayoría de mujeres pierden casi la mitad del peso ganado durante el embarazo alrededor de las primeras seis semanas después del parto. El cuerpo poco a poco se irá deshinchando y eliminando todo ese líquido retenido, el resto podría requerir unos cuantos meses más.

En primer lugar hay que destacar que no existe una especie de receta mágica para que esto ocurra, todo lo contrario, es un proceso que involucra alimentación saludable y ejercicio constante. Por otro lado está la lactancia materna, está comprobado que las mujeres que alimentan a sus hijos de esta forma, tienden a perder peso de manera más rápida.

Recomendaciones para tener en cuenta

Muchas madres intentan aplicar dietas milagrosas, así como utilizar fajas post parto y puede que encuentren los resultados que esperan. Sin embargo, hay que tener sumo cuidado con esto, siempre es recomendable contar con la aprobación del especialista antes de probar cualquier nuevo método.

Hay que tener presente que cuando se amamanta es fundamental tener una alimentación equilibrada, ya que la nutrición del pequeño depende en su totalidad de esto.

Siempre habrá algunas recomendaciones que se pueden seguir para empezar a ver los cambios, entre las que destacan:

Más ejercicio y consumo de agua

Las mujeres necesitan aumentar su actividad física, antes y después de la llegada del bebé. Si el nacimiento se dio por cesárea será conveniente esperar un tiempo prudencial para volver a practicar algunos ejercicios y contar con el visto bueno del especialista, lo recomendable es aguardar al menos dos meses. En caso de que haya sido por parto natural, solo bastarán unas seis semanas, aunque cada una establece su propio ritmo.

Es muy beneficioso aumentar el consumo de agua, ya que aparte de mantener el organismo hidratado, también permite comer menos y lo más importante, evita el estreñimiento.

Comer más pero en menor cantidad

Después del nacimiento puede experimentarse lo que se conoce como ataques de hambre, es completamente normal, pero hay algunas medidas para controlarlos. La recomendación es comer más durante el día, alrededor de seis veces, pero reducir las porciones.

Es necesario que sea lo más saludable posible, es decir, mayor cantidad de frutas y vegetales, dejando de lado los productos con alto contenido de azúcares y conservantes, como los refrescos. Tampoco son recomendables las comidas precocinadas, ya que tienden a crear ansiedad por seguir comiéndolos.

Bajo ninguna circunstancia está permitido saltarse comidas, en especial si es una de las principales. Es cierto que el bebé requiere de mucha dedicación pero en caso de contar con poco tiempo, siempre se podrá optar por un batido de proteína, solo es cuestión de establecer algunos horarios.

Encontrar el equilibrio

Todos los organismos son diferentes, por lo tanto también será la forma en cómo pierden peso. No hay que extralimitarse con los ejercicios ni mucho menos aguantar hambre, se trata de encontrar una especie de equilibrio, ya que lo más importante es mantenerse sana y con energía para el pequeño.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment