fbpx


ciatica en el embarazo

La ciática es una dolencia que suele aparecer en la segunda mitad del embarazo. En el momento en el que la barriga aumenta su tamaño, la mujer embarazada se ve forzada a adoptar posturas erróneas, algo que favorece los pinzamientos en el nervio ciático. La ciática en el embarazo es una de las dolencias más comunes. ¿Quieres saber cómo combatirla? Os lo contamos a continuación.

¿Qué es la ciática en el embarazo?

A medida que el bebé crece, nuestro útero crece con él. Este llega a aumentar 20 veces su tamaño y esto provoca que incremente la presión que ejerce a su derredor. En el instante en el que esta presión llega hasta el nervio ciático, se ocasiona un dolor en la parte baja de la espalda que se extiende hasta los glúteos, las caderas y las piernas.

Este dolor suele afectar a la pierna que más se utiliza, que en el caso de las diestras es la derecha y en el caso de las zurdas la izquierda.

El dolor que produce la ciática puede variar de intensidad según quién sufra esta dolencia, aunque suele describirse como un entumecimiento, debilidad y hormigueo en la pierna afectada.

Los estudios dicen que esta dolencia perjudica a un 50% de las embarazadas. Sobre todo a las embarazadas jóvenes, las que duermen pocas horas, tienen o han tenido dolencias en la zona lumbar, lo han padecido en un embarazo posterior o las que sufren depresión.

¿Cuáles son los síntomas de la ciática?

Los síntomas de la ciática varían dependiendo la persona. Como ya hemos indicado, algunas definen el dolor de ciática como un hormigueo que les baja por la pierna, para otras es una especie de dolor sordo continuo y otras lo definen como ardor. La intensidad también puede variar, hay quién solo siente un leve entumecimiento, pero también hay mujeres que sienten un dolor tan fuerte que les impide moverse.

Tampoco se manifiesta en las mismas partes del cuerpo. Algunas mujeres sienten un fuerte dolor en la pierna, mientras que otras lo sienten en la cadera o el glúteo. Incluso es posible que el dolor se sienta en la zona de la pantorrilla y el pie.

Este dolor puede ir evolucionando. Es posible empezar sintiendo un leve hormigueo en la pierna y que este vaya aumentando su intensidad hasta convertirse en un dolor agudo. Esto sucede sobre todo después de una mala postura, tras haber estado un rato de descanso, al toser o reír, al andar mucho rato, durante la noche, etc.

¿Cómo aliviar la ciática en el embarazo?

Si sufres ciática es normal que te estés preguntando cómo aliviar la ciática. Si el dolor que tienes es muy fuerte, es probable que necesites complementos vitamínicos del grupo B que ayuda a reforzar los nervios o complementos de magnesio que tienen acción miorrelajante. Si vas al médico, es probable que te receten una crema antiinflamatoria que no afecte al bebé y que te ayude a aliviar el dolor. También es recomendable guardar reposo y seguir algunos consejos prácticos:

  • Los baños con agua templada pueden ser un alivio para el dolor.
  • Aplicar calor seco en la zona puede ser de mucha ayuda. Puedes hacerlo con una manta eléctrica o con una bolsa de agua caliente. El calor ayuda a que el músculo se relaje y oprima menos el nervio ciático.
  • Los masajes quiroprácticos también pueden irte muy bien para aliviar el dolor de la ciática.
  • La práctica de yoga, pilates y natación puede ayudarte a aliviar la presión sobre el nervio ciático.  La práctica de este ejercicio también ayuda mucho a aliviar el dolor de las piernas en el embarazo.

¿Cómo prevenir el dolor de la ciática?

Si aún no padeces de ciática, es probable que quieras prevenirla para que no se manifieste. En ese caso, también hay una serie de indicaciones que te pueden ayudar.

  • El ejercicio moderado como el que hemos indicado en el punto anterior (yoga, pilates y natación) puede ser beneficioso para prevenir la aparición de dolor ciático.
  • Dormir de lado, sobre todo en el segundo y tercer trimestre de embarazo puede ser de gran ayuda. Es recomendable colocar una almohada entre las piernas.
  • Intenta caminar lo más derecha posible, echa los hombros hacia atrás manteniendo la espalda recta, intenta no coger peso ni hacer movimientos bruscos.
  • Escoge un calzada cómodo, evita los zapatos con mucho tacón. Tampoco son recomendables los zapatos demasiado planos como las chanclas o las bailarinas.
  • A la hora de sentarte, elige asientos que tengan respaldo y coloca siempre que puedas las piernas en alto.
  • Evita sentarte muchas horas en una misma posición como, por ejemplo, delante de un ordenador. También es recomendable no sentarse con las piernas cruzadas.

¿Desaparece el dolor de la ciática después del parto?

¡Buenas noticias! El dolor de la ciática suele desaparecer de forma espontánea unas semanas después del parto, cuando el peso de tu barriga disminuye y el útero deja de pinzar el nervio ciático.



Author

Madre primeriza, portadora del vástago y barriga en desarrollo

Write A Comment