dolor de espalda embarazo

Aproximadamente la mitad de las mujeres padecen dolores en la espalda durante el embarazo, algo que puede resultar bastante molesto e impedir realizar con normalidad las actividades cotidianas. La gestación es una etapa está llena de cambios y mientras más crece el bebé, son mayores los dolores en la columna vertebral.

Este dolor suele abarcar la columna, los hombros, la parte superior del glúteo e incluso la pierna, algo realmente incómodo. Por ello, es importante tomar algunas medidas para cuidar de la espalda y aliviar las molestias.

¿A qué se debe esta molestia?

Son distintos los factores que favorecen la aparición de estos dolores. Durante la gestación, los músculos abdominales se relajan debido a la relaxina, una hormona vital en este período. Esta relajación es lo que permite que el abdomen se expanda y el bebé se desarrolle con normalidad. Sin embargo, esto ocasiona que la columna se arquee y el resto de la musculatura debe encargarse del peso adicional para mantener el equilibrio.

Por otro lado, el aumento del peso también es otro aspecto a considerar. En esta etapa, la mujer aumenta unos diez kilos aproximadamente. El problema es que este peso extra no se reparte de forma uniforme en todo el cuerpo, más bien, se acumula mayormente en el abdomen. Esto obliga a los músculos de la zona lumbar a trabajar más, provocando una posible contractura.

Mientras el bebé crece mes tras mes, el centro de gravedad del cuerpo se modifica, de lo contrario, sería muy fácil caer hacia adelante por el peso en el abdomen. Para lograr esta modificación en el centro de gravedad, la columna se arquea hacia adelante, lo que sobrecarga la zona lumbar y produce dolor y calambres constantes.

Otro factor es la musculatura ubicada en la pelvis. Estos músculos la estabilizan y le ofrecen soporte a la espalda. Pero, debido al aumento de peso y la modificación de la columna durante la gestación, estos músculos no tienen la suficiente fuerza y son incapaces de cumplir su trabajo adecuadamente, razón por la que aparecen molestias en la espalda baja y en los glúteos.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda en el embarazo? Consejos e indicaciones

Ahora bien, es posible aliviar las molestias ocasionadas por el embarazo poniendo en práctica algunos consejos:

  • Cuidar la postura. Al caminar o sentarse se debe mantener la espalda recta y mover las caderas hacia adelante. No se debería caminar sacando el abdomen o arqueando la espalda, esto solo empeorará el problema y agravará los síntomas.
  • Mantener un vida activa. Algo común en mujeres embarazadas es dejar de lado la actividad física, especialmente durante el último trimestre. Pero esto es un grave error. Es necesario fortalecer la musculatura para que pueda soportar el aumento de peso y el cambio en el centro de gravedad, lo que reducirá la posibilidad de contracturas y el dolor. La natación es uno de los mejores deportes en este caso.
  • Evitar permanecer mucho tiempo parada o sentada. Las posiciones estáticas durante horas son las peores enemigas de los músculos y la columna. Por esta razón, no se recomienda permanecer demasiado tiempo sentada o parada. Lo correcto es intercalar ambas posiciones cada cierto tiempo.
  • Distribuir equitativamente el peso corporal. Al pararse, es un error concentrar todo el peso del cuerpo en una sola pierna, por ejemplo. Lo mejor es distribuirlo equilibradamente para no forzar la musculatura.
  • Olvidarse de levantar peso. Esto solo afectará negativamente la columna, así que se debe evitar levantar peso excesivo. Si por algún motivo se debe recoger algo del suelo, es necesario flexionar las rodillas, sin doblar la cintura y manteniendo recta la espalda.
  • Cuidado con las caídas. No es recomendable agacharse o estirarse constantemente, ya que es difícil mantener el equilibrio durante la gestación. Por lo que lo se debe mantener a la mano los objetos necesarios. Esto reducirá la posibilidad de caerse, algo que pudiese empeorar los dolores y molestias.
  • El yoga puede ser de utilidad. Esta actividad permite mantenerse en forma y permanecer relajado, lo que resulta de gran ayuda. Las clases de preparación al parto también son muy efectivas, en ellas se enseñan ejercicios para aliviar la tensión en los músculos y columna.
  • Visitar un fisioterapeuta. Un especialista puede tratar las molestias mediante masajes con el fin de aliviar las contracturas musculares. Esto será particularmente beneficioso si se acude a un profesional desde el inicio de la gestación, pues se podrán prevenir los problemas antes de que se produzcan.
  • Las fajas de apoyo lumbar. Para aportarle soporte a la espalda, las bandas anchas o fajas resultan muy útiles. Ayudarán a cargar con el peso adicional y ofrecerán soporte en la zona lumbar.
  • Siempre cómoda. Durante este período es mejor olvidarse de los tacones altos. El calzado deportivo será una buena opción, ya que ofrece la comodidad y el soporte necesario.
  • El descanso es un buen aliado. Escuchar al cuerpo es el mejor consejo. No se le debe exigir más de la cuenta, así que descansar lo suficiente es vital para el bienestar físico y mental de la madre.
  • Una posición correcta al dormir. Para dormir de forma placentera, la mejor posición es de costado, especialmente hacia el lado izquierdo para favorecer la circulación. Es recomendable colocar una almohada entre las piernas para mayor comodidad.
  • Aceptar ayuda de amigos y familiares. El apoyo de los seres queridos es fundamental en esta linda etapa, de manera que es recomendable aceptar su ayuda en aquellas tareas que exijan mucho esfuerzo.


Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment