fbpx


Cuando tu bebé no nace en el momento pautado, aflora el temor de que su vida esté en riesgo. Si te encuentras en esta situación debes mantener la calma. La gestación prolongada puede extenderse a 42 semanas o más. La causa de un embarazo post-término, con frecuencia es la datación incorrecta de la edad gestacional. Después de realizar los controles pertinentes para vigilar tu salud y la de tu hijo, puedes aplicar técnicas para inducir el parto de forma natural. En este espacio se presentan varias alternativas que puedes llevar a cabo en la comodidad de tu hogar.

Parir más allá de los medios artificiales

¿Cómo adelantar el parto? El suministro de hormonas sintéticas como la oxitocina y prostaglandina, es una práctica frecuente para acelerar el alumbramiento y la dilatación. Ellas tienen efectos colaterales que debes conocer: aumenta la necesidad de analgesia, el peligro de hemorragias post-parto, sufrimiento fetal, rotura e hipertonía del útero.

También existen otros métodos como la ruptura del saco amniótico denominada “amniorrexis”. Este es un procedimiento invasivo que puede generar infecciones. La cesárea es una técnica habitual. Ella consiste en lograr el parto a través de una incisión quirúrgica en el útero. Estos procedimientos no son rutinarios. Deben llevarse a cabo sólo cuando sean justificados o en caso de emergencia.

El parto natural es la alternativa más sana para ti y tu bebé. Mientras ambos estén estables y fuera de peligro, existen algunos trucos que puedes probar antes de someterte a tratamientos médicos. Nadie puede garantizarte que funcionen, sin embargo son una alternativa válida para adelantar el parto en armonía con tu biorritmo.

5 métodos alternativos

  1. Ejercicios con pelota de pilates: La gimnasia con pelotas gigantes o esferodinamia es una ayudante para la tonificación del suelo pélvico. Cuando estás embarazada sirve para realizar movimientos suaves y de contracción del perineo. Debes estar sentada sobre ella con la cabeza y los brazos bien apoyados. La fuerza de gravedad se incrementa y maximiza la corriente sanguínea hacia la placenta. También facilita el descenso del bebé. Es un estimulante excelente para la dilatación.
  2. Mantente activa: Caminar es uno de los ejercicios más recomendados antes, durante y después del embarazo. También puedes bailar o realizar cualquier actividad moderada que incremente los movimientos sobre tu pelvis. La presión que ejerce el bebé sobre el cuello uterino, estimula el inicio de las contracciones o la rotura de la bolsa.
  3. Estimula la producción de oxitocina: También es conocida como la hormona del amor y del bienestar. Se genera en estados de plenitud, calma y armonía. Ella es la responsable de desencadenar y mantener las contracciones y la dilatación. Durante la lactancia tu organismo la segrega naturalmente. La estimulación manual de tus pezones, es una solución acertada para incentivarla. La adrenalina es un inhibidor de esta importante hormona. Debes liberarte de las preocupaciones, mantenerte equilibrada y realizar ejercicios de relajación.
  4. Terapia sexual: Las prostaglandinas que contiene el esperma, son hormonas utilizadas para inducir el parto. La eyaculación dentro de la vagina es un método válido y placentero. Los orgamos también generan contracciones en el útero, producen oxitocina y pueden aumentar la frecuencia de las Braxton-Hicks.
  5. Infusiones caseras: Las hojas de frambuesa se conocen como un buen ayudante para la producción de oxitocina. Puedes adquirirlas en herbolarios. La recomendación es tomarlas como infusión una vez al día, durante las tres últimas semanas antes de la fecha calculada para el nacimiento. La homeopatía te ofrece productos como los gránulos de Actea Racemosa a la 7CH o cimicifuga. Ella propicia el proceso de dilatación. También es analgésico y relajante.


Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment