Comenzó tu tercer trimestre de embarazo. La fecha de parto está cerca. Tu bebé crece rápidamente y el cuerpo enfrenta síntomas desafiantes. Es el momento de tomar medidas oportunas, para atravesar este tramo final de la mejor forma posible. Es muy importante que llegues al alumbramiento sana, feliz y relajada. ¿Cómo lograrlo? En este espacio se presentan las dolores habituales del tercer trimestre y los secretos para ganarles la batalla.

Soluciones cotidianas para sentirte bien

A partir de la semana 36 tu hijo coloca su cabeza hacia abajo, hasta adquirir la posición cefálica. La barriga adquiere un gran tamaño, comienzas a experimentar cansancio y problemas para respirar o movilizarte. También puedes sentir otras molestias:

  • Insomnio.
  • Dolor en la espalda y en la pelvis.
  • Ansiedad.
  • Acidez.
  • Necesidad de orinar.
  • Calambres.
  • Várices.
  • Hemorroides.
  • Falsas contracciones.
  • Decaimiento.
  • Rostro redondo o hinchado.

Se trata de un ciclo que te exigirá un gran esfuerzo físico y mental. ¿Cómo disfrutar de esta fase tan compleja? Estas son las claves que te ayudarán a recuperar energía y gozar a plenitud de esta experiencia inolvidable.

Rutina de ejercicios moderados

El sedentarismo es tu peor enemigo. La actividad física te ayudará a mejorar la capacidad cardiovascular de tu bebé. Es ideal para corregir la postura. Suaviza la presión sobre el hígado y las extremidades inferiores.También genera endorfinas que combaten el estrés, estira los músculos de la espalda y reduce los calambres o dolores. Se recomiendan sesiones de 30 minutos diarios. Los movimientos deben se pausados, ajustados a tu organismo. Hay varias actividades que puedes disfrutar:

  • Caminatas: Debes realizarlas a paso ligero. De esta forma activarás tu sistema cardiorespiratorio con comodidad. Selecciona una hora en la que el clima sea agradable. Las temperaturas extremas jugarán en tu contra. ¿Por qué es bueno caminar? Se fortalecen los músculos de tus piernas para el alumbramiento. También previene las hemorroides, el estreñimiento, la inflamación y el aumento de peso excesivo. Se alivian las molestias sobre la ciática y la pelvis.
  • Estiramientos: Existen diferentes técnicas que puedes aplicar en la comodidad de tu hogar. La postura de gato es un ejercicio ideal para fortalecer tus caderas. Las pelotas de pilates también son herramientas para fortalecer tu suelo pélvico. Si los alternas con otras actividades dinámicas como nadar o bailar, los malestares se reducirán y te sentirás más equilibrada.

Es importante que no levantes peso y que tampoco pases mucho tiempo de pie o sentada.

Terapia de relajación

El insomnio es uno de los problemas más agotadores del tercer trimestre. Más del 90% las embarazadas lo padecen. Realizar ejercicios de relajación de 15 a 20 minutos antes de dormir, es una técnica muy eficiente. Acompáñalos con masajes en la espalda, los pies y el cuello. Asegúrate de que tu dormitorio tenga una atmósfera adecuada. No enciendas el televisor u el ordenador, la luz brillante reduce la secreción de melatonina.

Organizar una rutina para levantarte y acostarte, también es un método muy provechoso. Tu cuerpo se irá acostumbrando a determinados ciclos para el descanso. Dormir de lado mejora tu circulación, puedes colocar una almohada entre las piernas y detrás de la espalda para alcanzar una posición confortable.

Alimentación saludable

Realizar cinco comidas al día en cantidades pequeñas te ayuda a prevenir la acidez. Mastica bien los alimentos e integra frutas, vegetales y fibra a tus comidas. De esta forma, también evitarás el estreñimiento y sus consecuencias. Reduce o elimina el consumo de bebidas con gas, cítricos o picante. La banana es ideal para eliminar los calambres. Toma una cena ligera por lo menos dos horas antes de dormir e incluye infusiones que propicien la relajación y la digestión.



Author

La mejor experiencia de mi vida fue tener a mi niñita. Compartir lo maravilloso de todo el proceso es como volver a rememorarlo por un momento.

Write A Comment