Uno de los principales retos durante el embarazo es dormir. No es poca cosa, dormir es un elemento central durante el embarazo, porque nos permite descansar y volver a tomar fuerzas, algo muy importante durante todo el proceso.

A las pocas semanas de estar embarazada vamos a empezar a notar que quizá dormir se vuelve algo más incomodo que habitualmente. Primero, porque cada vez una mayor parte de la población toma algún tipo de elemento para dormir mejor, y como es lógico, es de las primeras cosas que se deja de tomar cuando se sabe que estamos embarazadas.

Segundo, que la cama se vuelve un lugar mucho más incomodo, un efecto que irá cada vez a más, y que solo podemos ir remediando en parte. No es tampoco la primera ni la última vez que la pareja acaba en el sofá o en una cama auxiliar para dejar espacio y tranquilidad a la embarazada, si encima la cama es pequeña, los problemas se multiplican.

Por todo ello, vamos a repasar 5 consejos que nos ayudarán a dormir mejor durante el embarazo:

1. Almohadas y cojines

Uno de los consejos que nos darán nuestras madres y abuelas es que empieces a recolectar tus almohadas y cojines y los utilices masivamente, creando un espacio en la cama que te sea cómodo.

En este sentido, la tecnología a evolucionado, y una de las mejores compras que harás durante el embarazo es justamente una almohada para embarazadas. En este artículo hablamos ampliamente sobre estas genialidades que pueden hacer cambiar tu embarazo en un 100%:

¿Te cuesta dormir? Prueba con las almohadas para embarazadas

2. Horarios

Dicen los sabios que un hábito se consolida al repetirlo 21 veces, por tanto, intenta mantener un horario de sueño concreto y estable.

Es fácil, marca una hora para levantarte siempre a la misma hora, y a partir de aquí, 9 horas para dormir, y establece pautas para que siempre se respeten esos horarios, de forma radical. A los 21 días notarás que tu cuerpo se ha acostumbrado a esos horarios y funciona mucho mejor.

Estos hábitos repetitivos y saludables ayudarán a nuestro cuerpo a funcionar correctamente, y con ello, dormiremos notablemente mejor de lo que pensamos. En el fondo, cuando empieces con la educación de tu futuro bebé vivirás en primera persona lo importante de los hábitos. Pues nos lo tenemos que aplicar a una misma.

3. Dormir de lado

Una recomendación habitual es que a partir de los cuatro meses se duerma de costado. Se trata de un consejo que aportan muchos médicos, y que todas las embarazadas comparten que suele ser útil, ante todo par amortiguar el peso del bebé, que ya empieza a notarse.

Con las almohadas para embarazada esta postura es aún más cómoda. Si eres de las que no para de moverse en la cama, tendrás que acostumbrarte a dormir de una forma más estática.

4. Tila

La mayoría de infusiones suelen tener efectos negativos en el embarazo, por eso, lo mejor es que consultes con tu médico aquellas que pueden ser útiles y que no afecten al bebé.

La tila suele ser recomendada por muchos médicos, pero dependerá también de tu caso particular. No te la juegues y consulta con tu médico.

5. Controlar la respiración y relajación

Un truco que también sirve cuando no estás embarazada son las duchas de agua caliente y la relajación. Un momento íntimo con tu futuro bebé en la ducha con música de fondo y relajación suelen tener maravillas sobre un sueño de más calidad.

Muchas embarazadas buscan otros métodos, como el joya, o también ejercicios de respiración para mejorar la serenidad, de esa forma, pueden después dormir mucho mejor y más tranquilas.

Cada personas tiene su experiencia y sus trucos, solo es cuestión de dar con la clave.



Author

Padre primerizo, soporte logístico y coordinador de la "llegada".

Write A Comment